Crítica/Ensayo/Literatura/Poesía

El instante y el cuerpo; la batalla interminable de Eros

Las batallas de Eros

Las batallas de Eros
Rubén Márquez Máximo
Valparaíso México
México, 2017

Por Javier Gutiérrez Lozano

Las batallas de Eros, más reciente poemario de Rubén Márquez Máximo y publicado por Valparaíso Ediciones México, es justamente un enfrentamiento directo que se da entre el autor y las mismas fuerzas que el hombre desconoce desde la antigüedad. Esta lucha no podría ser de otra forma que cuerpo a cuerpo, donde el fruto último del encuentro aguerrido entre los combatientes, no es otro que el saciar del deseo, la conquista de la tierra por el cuerpo, o tal vez del cuerpo con la complicidad entera de la tierra.

Es así, que con esa complicidad de la magia utilizada en la mitología, Rubén Márquez Máximo nos traslada en 85 páginas al campo de batalla más real, aquel sitio donde el hombre enfrenta su ambivalente figura: aquella, el animal, la más cercana al origen donde el cuerpo es una extensión de la naturaleza buscando siempre el propósito de la procreación, en contra del rostro que es dominando por las fuerzas sobrenaturales encarnadas en los dioses, los que incitan al hombre al deseo, al quebranto del cuerpo, al desgarro de las pieles por apostasía.

Con un aliento corto pero incisivo, Rubén se muestra como un poeta de cálidos contrastes, repleto de naturaleza viva y fresca que debe ser recogida por la mano suave, sutil, pero experimentada. Mas bien es cierto, que la fruta madura pierde sus jugos en las bocas incorrectas, y los versos de este poeta no son más que un anuncio de arrebato, de advertencia que desafía incluso con ironía a los más grandes guerreros y poseedores de la alquimia, que él como el más noble siervo, habrá de conservar en su boca las mieles más blandas de aquella mujer deseada.

Bella Artemis
doncella de los pies de viento
erguida cazadora de los bosques
serás presa de mi boca.

En palabras de Octavio Paz, la vida conformada por un fuego original y primordial, que es la sexualidad, también levanta una llama roja- la del erotismo, que a su vez sostiene a una llama azul y trémula- la del amor. En conjunción, como réplica exacta del fuego más viril, la vida del hombre gira en torno al erotismo y al amor, como Paz describía a la tan famosa llama doble. Y este poemario de Márquez Máximo, no podría tener otra directriz que aquella, la del mestizaje perfecto del amor y el erotismo acuñado en la figura, claro, de Eros. Sin embargo, la batalla pareciese ir más allá de los deseos y las imposibilidades, más bien es una lucha constante del cuerpo de un escribano que enfrenta a su naturaleza animal, a su entorno desentendido, a la fiereza de los elementos, la magnificencia del mar e incluso al propio Zeus, no para hacer suya a una diosa, sino a la más simple- y al fin perfecta y errante- Psique.

Qué sería de la poesía de Rubén sin el temor a la inmensidad del mar, sin el movimiento de los cuerpos como oleaje, sin el látigo de los deseos más profanos o la humedad necesaria para ser hogar de un jardín desnudo que alguna vez fue una virulenta herida. En esta batalla, Rubén Márquez Máximo alcanza plenitud cuando es consciente que tanto él, como ella, dejan de ser ellos mismos, para encontrarse siempre nuevos en cada encuentro. El amor y el erotismo los nace y asesina, el beso nunca es el mismo, y los cuerpos entre el vaivén de la sexualidad, alcanzan en el saciar del deseo, la única porción de eternidad que el hombre conoce: la eternidad del instante.

Te visto de mis labios
ya no eres la que eres
en este instante de humedad
que te hace plena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s