Crítica/Ensayo/Libros/Poesía/Reseña

Solar ilimitado

zigoneLos Naufragios del desierto,
de Zingonia Zingone 
Vaso Roto / Colección, poesía
España, 2013

por Jorge Contreras Herrera

“Encontrarás tierra distinta de tu tierra, pero 
tu alma es una sola y no encontrarás otra.”
Gilberto Owen, Sindbad el Marino

“El charco en la calle está muy sucio
pero en el charco hay un cielo limpio…”
Ernesto Cardenal, Versos del Pluriverso 

El libro se compone de tres naufragios, cada uno, en una serie de poemas místicos que corresponden a tres aspectos del espíritu humano. Khalil, el arrepentimiento y la redención; Soraya, el llamado, la memoria contra el olvido; Bâsim, el descubrimiento y la liberación.

El naufragio, proveniente de las raíces ‘navis’ nave o barco, y ‘frag’ romper o frágil. Navifragium.
Desierto, del vocablo, desertum, que significa olvidado, abandonado, parecido a la palabra desertor, que es el que abandona.
El naufragio en tierra, es en este sentido el fracaso, la vida arruinada en la que no se ven costas de esperanza. El título me recuerda al libro, Sindbad el varado, de Gilberto Owen. En el que transcurre su navegar, en un sólo sitio, él mismo en el mes de febrero con día bisiesto, cada día un poema, un lugar distinto, no geográfico, sino un estado de conciencia.

El oráculo de la rosa.

Yo soy el príncipe Khalil. Me digo mientras leo, sus emociones son mías. Comprendo lo que vive. Me encuentro pasmado, el oráculo de la rosa, da su mensaje. En las mil y una noches, hay cuentos en los que la trama es de un príncipe desterrado, es uno mismo. En la mística hebrea, el alma es desterrada al cuerpo, y salir del cuerpo es regresar a las esferas celestes, a Dios mismo, del que somos efluvio. Asimismo, el desierto, es símbolo de la espiritualidad, en el diccionario de símbolos, de Ediciones Siruela, cito:

Dice Berthelot que los profetas bíblicos, combatiendo las religiones agrarias de la fecundidad vital (relacionada según Eliade, con la orgía), no dejaban de presentar su religión como la más pura de Israel “cuando vivía en el desierto” esto confirma el valor específico del desierto como lugar propicio a la revelación divina […] el desierto es el dominio de la abstracción, que se halla fuera del campo vital y existencial, abierto sólo a la trascendencia. El desierto es el reino del sol, no en aspecto de creador de energías sobre la tierra, sino como puro fulgor celeste, cegador en su manifestación. Además, si el agua está ligada a las ideas de nacimiento y fertilidad física, se opone en cambio a la perennidad espiritual, y la humedad se ha considerado siempre como símbolo de corrupción moral. En cambio, la sequedad ardiente es el clima por excelencia de la espiritualidad pura y ascética, de la consunción del cuerpo para la salvación del alma.

Zingonia, escribe un libro, fundado en arquetipos, lo que lo hace de algún modo, universal. Khail, está desolado, ha perdido esperanzas, lo que algún día brilló en sus ojos, ahora son recuerdos que se van apagando cada noche, Su corazón anhela una mano, una mirada compasiva, un amor que parece le es negado, él quisiera gritar, soy príncipe, pero nadie le hace caso. En la serie, Drácula en Penny Dreadful, dice: “Hay criaturas a las que Dios ha desterrado a la oscuridad y la noche”

“Baña el rostro en olas, hunde
su carne, ¿demonio!,
con urgencia de un mendigo […]
es sólo un vampiro,
un adicto al amor.”

En ese mundo abyecto del alma humana, en el que el virtuoso es carcomido por el vicio, es la cruel paradoja, la misma que sufre Orfeo, al sentir en su pecho que ha logrado el rescate de su alma, su amada, la ninfa Eurídice, y que él mismo, por la impaciencia inconsciente de su amor, la vuelve a condenar al Hades.

En el argot popular, se llega a decir, amor de un rato. En la biblia, el libro de Eclesiastés, dice: “Vanidad de vanidades, todo es vanidad” y Khalil, es coronado Rey, ante amigos e hipócritas, lo mismo que sucede en el mundo rodeado de falsedades, pues lo verdaderamente importante es lo que sucede dentro, la ilusión, tarde o temprano se desvanece. Esa corona, más que pesada, hiriente, con su corona pierde libertad, es un alma presa, como lo somos todos en muchos de los momentos de nuestro andar por esta vida.

“refugia la mente y sus razones

En un puñito de hachís”

La fuga, la eterna fuga de la realidad, cuando ella, es insoportable, pues no soportamos, ver nuestro reflejo desdibujado en las aguas turbias de nuestra existencia.  

63 Salmo de David, estando en el desierto de Judá. DIOS, Dios mío eres tú: levantaréme á ti de mañana: Mi alma tiene sed de ti, mi carne te desea, En tierra de sequedad y transida sin aguas

La arena que sincera es, y en ella llegan los versos, es porque la arena, territorio del sol, es una metáfora de las revelaciones espirituales de buscador, antes de saciar la sed, hay que padecerla. Se presenta uno de los oráculos más populares, el de las monedas chinas, el i ching, en donde dependiendo de la forma en que caen las monedas tiene una lectura del destino.

“empuña tres monedas perforadas,
las lanza al vacío y busca
en el gran libro de las mutaciones”

El camino de Khalil, es el camino de la lucha contra uno mismo, él, posee todas las pasiones, los placeres de un sibarita, sin embargo nada le llena. Al amanecer, se siente tan solo como vacío. Es en otra lectura, el camino del espíritu humano, del alma en su lucha contra los deseos del cuerpo.

Da la impresión, de estar escrito en otra dimensión, aparentemente habla de ciertas circunstancias, pero son claves, muy al estilo de la mística judía, por lo que provoca pensar en inspiración, la cual ha sido muy mal interpretada por los dogmas literarios, porque la palabra inspiración, significa dentro del fuego, es decir, estar en ese estado de trance poético, o de lucidez plena, en los que podemos acceder a esa otra realidad más real, más nítida de lo que llamamos real. Zingonia, ha cruzado ese umbral, lo que convierte a este libro, en un libro no nada más de poesía, sino de mística, un libro, estoy cierto, que me acompañará.

El del Hombre, la mujer, y el infante. Tres aspectos del alma humana. Quiero decir, toda la humanidad es femenina, todos somos mujeres ante Dios, pues somos receptáculos de sus mensajes o misterios. Somos hombres, en el sentido de sembradores, y niños, ante el eterno aprendizaje. Si el espejo, era el símbolo de conócete a ti mismo, el desierto es el tolérate a ti mismo. Aprende a estar contigo mismo.

Hay arena en el lento temblor de sus versos” si en la gota de mar esta la mar, en una arena del desierto está el desierto. Es decir, que los versos, tienen esa carga de soledad, sed y lucha que da el aislamiento en la inmensidad. “su pluma vibra en solitario medio día” otra imagen de la ausencia de sombra, el medio día, cuando el sol está a plomo, en completa vertical, es el momento en que todo está iluminado, el momento, que simbólicamente quedamos desnudos como Adán y Eva, al comer el fruto del conocimiento del bien y del mal. Igualmente, él se oculta, no sale de la cueva. ¿Qué busca Khalil?

Él quiere reconciliarse con la buena fortuna, quiere matar al ángel agorero, deshacerse de la sombra, del Ego, que siempre lo boicotea. Está en el camino.

En el poema XIV inicia, “El teme perderse/ perdiéndola” este verso, me remite nuevamente al mito de Orfeo y Eurídice. La clave es la siguiente. Orfeo pierde su alma, el alma de Orfeo es representada por Eurídice. Él viaja al Hades para recobrarla, y puede lograrlo, con la regla de no mirar hacia atrás. La forma de no perder el alma, es no mirar al pasado y seguir el camino paso a paso siempre de frente. Si Eurídice, es el alma, Orfeo, es el cuerpo. La doble naturaleza. Khalil, teme perderse, uno necesita del otro. De pronto, la claridad, la disipación. “Hoy Khalil Existe/ Abdica al trono sin dolor” la victoria sobre el ego. “El besa los pies que sostienen al mundo:/ los frágiles, eternos dedos del amor”

Las campanas de la memoria.

Claves: es común escuchar que el sonido de la campana, sirve para invocar al espíritu. Algunas culturas usan, distintos sonidos, el caracol, el cuerno o shofar, el gong, el tambor. La campana al igual que los otros instrumentos, sirven de amplificador,  y al mismo tiempo, de codificador, para llamar en otro lenguaje, un cierto lenguaje de claves, como es el caso de casi todos, en el que un toque, significa una cosa, tres seguidos, más tres seguidos, más tres seguidos, otra cosa. Hay secuencias en los sonidos para llamar las fuerzas celestiales. No sólo eso, en el caso de la campana, es uno de los símbolos mejor relacionados con el misticismo, y la forma de comunicarse con el cielo. “si no jalas la cuerda, la campana no se escucha” Lo que significa que para que algo se cumpla en esta realidad, debes activarlo, desde la oración, poema o meditación en la otra, al final, un mundo es el reflejo del otro. Además, la memoria, representada por los griegos por la madre de las musas, Mnemosine, es el registro bueno o malo del pasado, incluso del futuro, cuando le llamamos intuición, sin embargo, los recuerdos que tenemos, no son exactos, generalmente son reconstrucciones del pasado, la memoria, se ve modificada por nuestros estados de ánimo, nuestras percepciones y otros factores como el tiempo mismo. Campanas de la memoria, sería el llamado a la reconstrucción.

En el segundo desierto, Soraya, es el símbolo. Comienza con una inquietante violación: “Monstruos afloran/ con rostros de hombre,/ roban el grito de un horror,/ tapan su boquita/ de clavel prendido y gozan/ del mismo gozo maldito/ que ilumina el rostro del Shaytan” El Shaytan, es el genio maligno del Islam, como sea, es el arquetipo de las fuerzas malignas, y los mismos hombres, no son hombres, sino demonios encarnados en hombres, y ella, más que una niña, es el símbolo del alma inocente, candorosa, siendo víctima, robada por los vientos de la noche, es ella, el alma desprotegida. Al igual que el mito hebreo de Lilith y Eva, la primera representa el vicio o la pasión, es decir, que para que exista la virtud, que es Eva, debió existir primero la pasión, de este modo, Soraya, comienza a musitar versículos del libro de Eclesiastés, “Hay un tiempo de nacer y un tiempo de morir…” la dualidad a la que somos enviados, y que después de un camino lleno de olvido, o de querer olvidarlo todo, escucha las campanas que resuenan en el cielo, escucha el llamado. Recordar, no es sólo mirar al pasado biográfico, sino al pasado eterno. De donde venimos.

Finalmente Río escondido, según el diccionario de símbolos que cité al principio, río, “es un símbolo ambivalente por corresponder a la fuerza creadora de la naturaleza y del tiempo. De un lado simboliza la fertilidad y el progresivo riego de la tierra; de otro, el transcurso irreversible y en consecuencia, el abandono y el olvido.

El tiempo es un fluido, en el que nosotros, somos líquido. Bâsim, un niño que juega a piratas y observa la naturaleza con la curiosidad de un niño inteligente, vive con su madre, en algún momento, el descubre algo al fondo de un cofre de nácar donde su madre guarda sus hilos, hay tinta, posiblemente una carta, algo que ella le escribe al desaparecido padre de Bâsim, el niño se da cuenta de su origen, nunca antes se había preguntado por él, por su padre. Llega el momento en el que el río escondido de nuestra historia, nos inunda y no podemos ya vadearlo, debemos sumergirnos. Vivo se hunde, muerto se flota. Bâsim, logra liberar la mariposa, símbolo del alma, posiblemente, la de su padre.

El libro que me ocupa en esta letras, es de profundidad mística, son aspectos del alma: niño, hombre y mujer, la madre, el padre. La extraviada condición de vivir, y de buscarse así mismo. El contacto con lo eterno, la trascendencia de los deseos pasionales, por los espirituales.

 

______________________
Jorge Contreras Herrera (Tizayuca, Hgo., 1978) poeta, ensayista, editor, es Director de Los Ablucionistas A.C. Salud y Felicidad a través del Arte y la Cultura. Compilador de la Antología Tributo a Sabines: he aquí que estamos todos reunidos; es autor de los libros de poemas: ¿Quién Soy Otro sino Tú?, Poemas del Candor e Inventario de Caricias, con Editorial Fridaura, ha sido publicado en las antologías: El sol desmantelado W.H. Auden revisitado; Borrachos fest Homenaje a Bukowski; Un mundo y aparte; Bukowski a 15 años de su Muerte y otras antologías de México y el extranjero. Organizador del Encuentro de Poetas de Isla Mujeres, en el marco del festival del Caribe Maya y del WORLD FESTIVAL OF POETRY -Punta Sur, Isla Mujeres, Quintana Roo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s