Poesía/Reseña

Lo que aire es, de Xavier Oquendo Troncoso

39-lo-que-aire-es-digital-Lo que aire es
Xavier Oquendo Troncoso
Valparaiso Ediciones
Granada, España
Páginas 70

po Sonia Manzano

 

Lo que aire es, el más reciente poemario de Xavier Oquendo Troncoso, se constituye como una prueba de que el factor desencadenante que provoca una eclosión de convincente poesía, es el dolor experimentado por el autor durante el proceso del acto creativo, ese que verso a verso, golpe a golpe, va templando al lenguaje hasta convertirlo en un instrumento apto para inferir heridas o para cicatrizarlas: “Al fin y al cabo, el mundo/es un dolor inmenso que siempre inicia/ y no se diga la poesía”.

La poética de Xavier Oquendo siempre incursiona en esencialidades hondas, ha ido cobrando una progresiva consistencia con el paso de un poemario a otro, crecimiento plausible gracias al cual su palabra ha podido verbalizar imágenes atrapantes como la de “una rosa en la mitad justa de una estación de trenes”, la que sumada a otros muchos flechazos de igual puntería semántica, ponen en absoluta evidencia el original poder metafórico que posee este autor para llegar al centro mismo del hallazgo poético.

Con esa nostalgia propia del niño que nunca ha dejado -ni dejará- de ser, la voz que conceptualiza Lo que aire es traspasa la coraza anímica de la más escéptica sensibilidad lectora con no pocos textos de factura antológica generados en la evocación de la infancia. El texto “La más dura despedida”, peca de conmovedor por la ternura con la que el poeta se doblega sobre los escombros de su niñez perdida, para rebuscar en ellos “aquellos juguetes a los que fueron sacándoles los ojos”, acción inútil , cumplida la cual a este “socio del miedo de todos” sólo le queda la convicción de que “Las calles de la infancia eran tan cortas/ y todas viraban en la esquina”.

Definitivamente este poeta, que “usa la interjección del dolor , sin admiraciones” , que trata de tú a tú a la poesía para desacralizarla llamándola “zorra” o que la enaltece con calificativos que surgen inagotables desde el”cántaro lleno” de su incansable estro lírico, porta dentro de sí esa bacteria que “inventó lo imposible”,y que, de paso, también “inventó a Dios, a Demócrito y a Buda”.Bacteria que una vez que se filtra en la sangre de los poetas, no hay cómo combatirla, porque la poesía,que tal es el nombre científico de ese virus, es un mal afortunadamente incurable:

Tú inventaste el cielo y, en él, a la luna.
tú le diste sabor a los cráteres, a los agujeros negros.
Tú has sido la portadora de la bacteria que inventó lo imposible.

 

____________________________

Sonia_ManzanoSonia Manzano nació en Guayaquil (Ecuador) en 1947 y es Doctora en Ciencias de la Educación, con especialidad en literatura. Además es una apasionado de las letras y cultiva la lírica desde temprana edad. Entre sus títulos más conocidos se encuentran “El nudo y el trino”, publicado por primera vez en 1972, “La semana que no tiene jueves”, que vio la luz en 1978 y “Patente de corza”, que fue lanzado por primera vez en Quito en 1997. Por su obra ha sido condecorada con varios galardones, entre los que se encuentran el Premio del I Concurso de Cuento Feminista Ecuatoriano y el “Joaquín Gallegos Lara”.
Cabe mencionar que también cultiva la narrativa, habiéndose destacado con su novela “Y no abras la ventana todavía” y el cuento “El flujo escarlata”. Además ha sido invitada a participar de diversas antologías, junto a otros autores destacados de su tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s