Crítica/Ensayo/Libros/Poesía/Reseña

Signos de la poesía animal en la obra de Kenia Cano

portada autorretrato con animales

Autorretrato con animales (Antología poética)
Kenia Cano
Secretaría de Cultura de Morelos, Colección La Hogaza, Trazos/09
México, 2013
65 pp.


por Davo Valdés de la Campa

En 2009, a raíz de una sugerencia que hiciera el poeta Javier Sicilia, el también escritor y editor, Alfónso D´Aquino materializó una colección de narrativa y poesía que reunía a escritores jóvenes cuyo trabajo poético mostraba una propuesta literaria sólida, pero que además se veía enriquecida por la edición artesanal y cuidadosa de los libros. Así nació la colección La Hogaza en el entonces Instituto de Cultura de Morelos. Con una edición rústica, portadas de papel fabriano personificadas con viñetas hechas exprofeso vieron la luz los primeros títulos, entre los que se encontraba Telar de Rafael Ríos, Memorias de Intemperie de Itzela Sosa, Talismán de Alfredo Cabildo, entre otros. En 2011 se lanzó una convocatoria para publicar obra inédita. Los ganadores se publicarían en la segunda tanda de La Hogaza. Vasija de Diana del Ángel, Génesis de Sergio David Lara, Espejo Negro de Marco Antonio Cuevas, entre otros, fueron parte de la camada de poesía. Los libros fueron elegidos por María Baranda y el mismo Alfónso D´Aquino, quienes trabajaron la edición y corrección de los textos. Además de los libros mencionados se decidió publicar también a Kenia Cano, poeta morelense que no mucho antes había sido reconocida con el Premio Iberoamericano de Poesía, Carlos Pellicer, triunfo que un año más tarde también recibiría el poeta, Ángel Cuevas, encargado del Fondo Editorial de Morelos.

Así vio la luz, Autorretrato con animales (antología poética), un volumén que reune poemas de Kenia Cano cuyo eje temático gira alrededor de la figura animal. Una de las características de La Hogaza, es precisamente ésa. Que el libro tenga una unidad. Que explore quizá hasta sus últimas consecuencias un mismo mótivo. Claro que esto permite una gama de posibilidades de formas muy amplia. En Autoretrato con animales habitan distintas obsesiones que acompañan a Cano en su trabajo de escritura. La más obvia es la aparición de distintos animales: conejos, tigres, perras, jirafas, pero también de especímenes mínimos como los insectos: abejas y hormigas, por ejemplo. ¿Qué son estas criaturas, métaforas de qué? El poeta Marco Antonio Campos dice: “Cuando la autora se adentra en la descripción de los animales nos deja ver que también son ella.” Y es verdad, pero son ella en la medida que las cosas que nos rodean nos configuran y viseversa. A veces los animales son su propio reflejo o el pretexto para reflexionar sobre sus propios miedos, deseos o incluso sobre la propia escritura. La vida animal la obliga a cuestionarse sobre la poesía, incluso. “Ella se sienta y duda si son signos o la poesía del mundo los tiene ya tomados/ escritos/ esto la atemoriza un poco.”

Siento que los poemas de Kenia Cano ocurren en muchos planos y que ese cruce de mundos enriquece su propuesta. El primero es el del texto: las letras que se disponen en la hoja. El Yo poético que conversa con ese posible lector y que comunica distintas cosas. Está la anédota que se cuela en el poema, por ejemplo, pero también están las imágenes. Las de la poesía y las que emergen de las palabras. Kenia Cano, también pintora, evoca a Balthus, a Lucien Freud, a Utamaro y nos obliga a vislumbrar su poesía con los colores y las ténicas de distintas propuestas pictóricas. Al mismo tiempo nos devuelve la reinterpretación visual de su mismo poema, ya que la edición incluye algunas ilustraciones suyas. Poemas que habitan dentro de otros poemas. Insectos que recorren la carne. Cano no se límita a hablar consigo misma, también conversa con sus personajes, con su posible lector, también cuenta historias y crea atmósferas. Todo en el mismo texto. El proceso de lectura es el último plano. Ése que entra al texto y recrea las imágenes en su mente, y se hunde cada vez más en los cuadros que aparecen, que siente en su misma piel el deseo lascivo o la cercanía con la muerte.

Autorretrato con animales es la suma de todos los animales que construyen a Kenia Cano en términos de escritura. Animales que también viven en la obra de los poetas y los pintores que la influyen. Animales que son todos ellos. Animales que se alimentan de sí mismos, caníbales que se devoran y se deleitan. Animales que desde nuestra visión antropocéntrica traducen nuestras propias intenciones. O es quizá como dice la autora: “Un día que tenía todo en su lugar/ pero los objetos pedían otros nombres.” El goce del perro es mi deseo de goce. La renuencia de la perra por copular es mi negación a permitirme la felicidad. Por eso todos los animales son ella misma. Son la traducción y la representación de las cosas que hace y de cómo transforma lo que la rodea en la carne del poema. Porque el poema -nos dice ella-: “debe ser corto/desprender un aroma penetrante e incómodo,/ parecido a los días en que no sabemos donde poner el cuerpo/ y buscamos una excusa para atarnos al deseo de otro/ pues el propio no basta”.

Finalmente esos animales son el píncel y la materia que Cano utiliza para realizar su propio retrato. La idea de pintar con el lenguaje es constante. Su misma escritura es otra forma de dibujarse y representarse. Siempre queda un margen de distorsión cuando se interpreta el mundo a través del arte. Pero ese tambaleo es lo que ordena y significa nuestra realidad. El espejo tiembla y nos devuelve un reflejo alterado. ¿Pero qué pasa cuando vemos el reflejo a través de los ojos animales? ¿De esos ojos de insecto que no interpretan el mundo del mismo modo que nosotros? ¿Qué pasa cuando le pedimos prestada la mirada a la mariposa? “Ésfinge, cerástide, geómetra/ préstame tus ojos/ para leer el punto inmóvil del mundo”. Quizá se ve el mundo por primera vez. Como ver una flor sin abejas que la visiten.

___________________

309434_10151903646255167_1759395128_nDAVO VALDÉS DE LA CAMPA (Cuernavaca, Morelos, 1988) ha publicado los poemariosIgnoto (Secretaría de Cultura de Morelos, 2013) y Despertar (Astrolabio, 2014). El primero, ganador del Concurso para publicar obra inédita del Fondo Editorial de Morelos. Es columnista de cine para distintos medios. Forma parte del Colectivo La Piedra y del Grumo de Escritores de la Barba Naranja.

Un pensamiento en “Signos de la poesía animal en la obra de Kenia Cano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s