Libros/Poesía/Reseña

Sarajevo: la palabra asediada por la guerra

-sarajevo-digital-

Sarajevo
Izet Sarajlic
Prólogo de Fernando Valverde
Traducción de Fernando Valverde y Sinan Gudzevic
Valparaíso ediciones
España, 2013
p.p. 92

por Paola García Sánchez

Sarajevo, la selección de poesía del bosnio Izet Sarajlic, constituye una significativa muestra del trabajo de este extraordinario poeta fallecido en 2002. A través de esta recopilación de sus versos el lector puede hacer un recorrido por los escenarios y vivir el dolor de esas escenas de guerra al otro lado del Mar Adriático. Sarajlic recoge en sus versos los fragmentos de una nación destruida y poco a poco nos muestra cómo los conflictos bélicos van mutilando el espíritu de un hombre y un pueblo. No obstante, el sujeto de la enunciación lírica se mantiene sujeto a su patria. Él, quizá sea, el único sobreviviente de su casa paterna. El dolor está presente a lo largo de cada uno de los poemas de Sarajevo y para poder sobrellevar el monstruoso embate de la realidad ha convertido su cuerpo en palabra. A través de ella se mantiene vinculado con la humanidad.

BESAR LOS AMIGOS

En realidad ya lo he hecho
delante del hotel Plaza en Salerno.
No veo la razón para no hacerlo también en un poema.

Sarajlic es el gran relatador de los estragos de la guerra llevada a cabo por Yugoslavia contra Bosnia y Herzegovina. El asedio de su capital traza la historia de aquella nación, historia de la cual Izet quisiera desatenderse. Si bien desconfía del hombre, no rompe con él, porque inevitablemente está unido a éste. Su humanidad misma transformada en poesía lo sostiene. Le sirve de medio catártico, de manos, de pies, de esperanza y recuperación, de vínculo con el mundo, con los amigos que están lejos y con los seres queridos que ya no están:

CONFIESO

Neruda escribe: “Confieso que he vivido”
Yo confieso
que con frecuencia moría en los poemas.
Tal vez intentaba con un verso
reconciliarme
con la muerte
para meterle prisa y que llegara
antes que la tuya.
Pobre de mí,
ha sucedió todo lo contrario.

Sarajevo representa no sólo una imagen del mundo, es también un cuadro del hombre, del sujeto real, por lo que en sus poemas Izet Sarajlic encarna el sufrimiento, la desolación y la duda. La cuidada edición, la acertada selección así como la pulida traducción a cargo del poeta granadino Fernando Valverde y de Sinan Gudzevic, logran acercar de forma vívida al lector de lengua castellana a la obra y el drama del poeta bosnio; convirtiéndose a su vez en un testigo más del Asedio de Sarajevo.  No obstante surge una interrogante ¿Es el poeta quien crea las imágenes de los estragos de la guerra? O ¿son éstos los que crean las imágenes del poeta? Para responder es indispensable recurrir a la dicotomía de lo uno y lo otro, es decir, a la hipótesis de Paul Ricoeur de Sí mismo como otro.

LA DELICADEZA HUMANA
Delicadeza humana,
¿Dónde estás?
¿Tal vez
sólo en los libros?

_____________________
Paola GarcíaPaola García Sánchez nació (Puebla, 1983). Realizó Estudios en Filosofía y Estudios Lingüística y Literatura Hispánica en la BUAP. Colabora con la Dras. Carmen Santibáñez y Aída Gambetta en estudios sobre Novela Histórica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s