Libros/Poesía/Reseña

La reconstrucción de Babel:Tenho tanta palabra meiga, alguns poeta mexicanos

Tenho tanta palavra...
Tenho tanta palabra meiga, alguns poeta mexicanos
Fernando Reyes (Compilador), Leo Gonçaves (Traducción).
Ediciones librera y Anome Livros
Brasil, 2013
p.p. 77
Poetas de la muestra: Silvia Zambrano, Guillermo Vega Zaragoza, Ricardo Varela, Aída Valdepeña, Adriana Tafoya, Angélica Santa Olaya, Guadalupe Sánchez Linares, Ulber Sánchez Ascencio, Alan Saint Martin, Elsy Ruiz, Mario Puglisi, Marcial Morales, Eney Fernando Martínez, Jorge Manzanilla, Lorena María, Sergio Loo, Jeanne Karen, Carlos H. Vera, Ramón Gil, Hugo Garduño, Sergio García Díaz, Esther Gallardo González, América Femat Viveros, Pedro Emiliano, Yolanda de la Torre, Andrés Cisneros de la Cruz, Hortensia Carrasco Santos, Alejandro Campos Oliver, Sara Bringas, Lucero Balcázar, Arturo Alvar.

Por Jorge Contreras Herrera

Tenho tanta palabra meiga, alguns poeta mexicanos. Antología organizada por el escritor, Fernando Reyes y la traducción a cargo del poeta brasileño, Leo Gonçaves. El libro en su totalidad está en luso (que es la forma en que se conoce al idioma popularmente conocido como portugués). En cuanto a Leo Gonçaves ha traducido a William Blake, Juan Gelman, Molière, Aime Cesaire, Léopold Sedar Segnhor, William Burroughs, Allen Ginsberg, Gérard de Nerval, Tristan Tzara entre otros; Fernando Reyes por su parte ha editado una decena de antologías entre narrativa y poesía así como publicado libros de poesía, novela, cuento y minificción.

El libro es co-editado por Ediciones Libera y Anome Libros que se encarga de distribuirlo en Brasil. La compilación nos presenta, catorce escritoras y 23 escritores, es decir, 37 poetas de buena parte del territorio nacional, predominando el centro del país, pero más allá de una selección o participación por invitación, la lengua nos une, y está vez, se está yendo más allá del español, los lazos de fraternidad que logra el arte, la poesía como forma de concentrar el lenguaje, nos acerca no sólo a otras tierras, sino a nosotros mismos.

¿Quién no quiere saber la opinión que despertó un poema suyo, leído en voz alta en la intimidad de una lectura, en un cuarto a solas o en un parque, pero en otro idioma? ¿No despierta esto un placer exótico, una curiosidad ruborizante? ¿cómo saber que el poema que le escribimos a la persona amada, va a tener el efecto deseado, y que el silencio sólo nos tortura? En dicho sentido, el libro no es sólo un objeto para representar la poesía que se escribe en otro lugar de América, sino es un vaso comunicante y al mismo tiempo una iniciación que nos hermana.

Hay quienes viajan y compran playeras y postales, cualquier suvenir que puedan presumir a su regreso, hay otros que toman fotografías en los lugares más concurridos, pero Fernando Reyes, además de traer recuerdos, cultura, gastronomía y arte, es de los que viajan llevando lenguaje y busca en los lugares historias, huellas de nuestros vates, resonancias que siguen vibrando en algunas calles, pero ¿qué se sentirá descubrir que tan sólo son unos cuantos los poetas que se conocen o que se pueden leer? ¿qué dirá el escritor lusófono que viaja a México y sólo encuentra a Pessoa o Levo Ivo, a Jorge Amado y a Rubem Fonseca?

Fernando, recorre las ruinas de Babel, y reconstruye su arquitectura, sabe que el lenguaje no son únicamente la palabras, sino los tesoros de nuestra memoria, de nuestras raíces y que del mismo modo, nosotros, los arquitectos de este tiempo debemos dejar pistas para el futuro. Qué será de aquel lector del 2113, al que llegue a sus manos este ejemplar, originalmente en español, y que encuentran una resonancia en otro idioma. No sabemos si alguno o todos, se hallen traducidos a otros idiomas, quizá un lector encuentre el poema que engrane con lo que está buscando.Lo cierto es que mucho conocemos otras literaturas gracias a las antologías o compilaciones, y por supuesto.

Se ha escrito y dicho mucho sobre lo incompletas que resultan las antologías. Es muy subjetivo afirmar que es lo mejor de las letras o de la generación, pero así como hay que tener talento y valor para escribir, lo es también necesario para publicar y lo es otro tanto más para tener la humildad de participar en estas excursiones literarias.

El libro se puede leer en una hora y media, aunque me gusta la idea de que cada poema es una obra completa, y como alguna vez escuché: “leer un poema, equivale a leer una novela”. Quizá no son equiparables o depende de qué novela y qué poema, posiblemente sea más preciso decir que es como leer un cuento, pero el poema es una obra en sí, así que leer un libro de poemas, es, hasta cierto punto, una lectura enciclopédica. El valor de una antología que nace continentalmente en dos puntos geográficos a la vez, es además de simbólico, mágico. Hay además una presión y responsabilidad agregada, al saber que los poemas publicados han sido detenidamente leídos por un poeta que conjuntamente se tomó el tiempo de leerlos, meditarlos y traducirlos al luso lo mejor posible, considerando tiempo y complejidades de los regionalismos que se hallan en algunos poemas.

Sé que hay diferencias interesantes entre la lusofonía de Portugal, al luso-brasileño. La traducción de Leo Gonçaves es brasileña y este libro circulará en Brasil y será leído por nuestros hermanos amazónicos, así que en una cultura de una gran tradición del ritmo en la poesía, los escritores publicados deben sentirse además de comprometidos, honrados por ser considerados en este trabajo. Fernando Reyes no pierde el tiempo, a cada paso trata de unir talentos y compartir los escenarios. Esto es la titánica labor de reconstruir Babel.

Pongamos por ejemplo los poemas Silvia Zambrano que nos dice: “sobre este manso lobo albino/ que desciende de los neuros/ y de este sueño licántropo/ que bifurca tu camino” en luso: sobre este manso lobo albino/ que descende dos neuros/ e esse sonho licantropo/ que bifurca teu caminho”

Está escrito, lo asechamos y nos asechan como el caníbal en el que el poeta, Guillermo Vega, expresa: “El beso es la ilusión del caníbal,/ deseo prohibido de la carne prójima”: O beijo é o sonho do canibal,/ desejo proibido da carne próxima”

 Este libro, es heterogéneo, tanto en intensidades como en formas. Los autores aquí incluidos son de las más variadas edades, desde, Marcial Morales Carrera, Veracruz, 1992, hasta, Sara Bringas, 1957, lo que le da una energía especial, una emoción profunda.  

Hay anclas distinguibles en algunos poetas, como la infancia, la orfandad o los símbolos arquetípicos del padre y la madre, siendo estos poemas poderosos ejemplos de la emoción vibrante en la poesía mexicana. En otros casos, aparece lo hermético, el mito y la astrología, asimismo la comida, el erotismo y el amor. Tenho tanta palabra meiga, alguns poeta mexicanos es un libro, que sin duda, nos lleva de viaje. 

____________________

jorgemetallJorge Contreras Herrera (Tizayuca, Hgo., 1978) poeta, ensayista, editor, es Director de Los Ablucionistas A.C. Salud y Felicidad a través del Arte y la Cultura. Compilador de la Antología Tributo a Sabines: he aquí que estamos todos reunidos; es autor de los libros de poemas: ¿Quién Soy Otro sino Tú?, Poemas del Candor e Inventario de Caricias, con Editorial Fridaura, ha sido publicado en las antologías: El sol desmantelado W.H. Auden revisitado; Borrachos fest Homenaje a Bukowski; Un mundo y aparte; Bukowski a 15 años de su Muerte y otras antologías de México y el extranjero. Organizador del Encuentro de Poetas de Isla Mujeres, en el marco del festival del Caribe Maya y del WORLD FESTIVAL OF POETRY -Punta Sur, Isla Mujeres, Quintana Roo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s