Crítica/Libros/Poesía

Dos maneras, un momento

Ligera
René Higuera
Instituto Sinaloense de Cultura
México, 2012
pp. 68

Señor Couch Potato
Luis Alfredo Gastélum
Tierra Adentro-Conaculta
México, 2012
pp. 88

Dos interesantes propuestas poéticas se reúnen en Ligera de René Higuera y Señor Couch Potato de Luis Alfredo Gastélum. Ambos poetas son originarios de Sinaloa, Higuera de los Mochis y Gastélum de Ruíz Cortines, pero desde hace diez años radicado en Tijuana. Más allá de su geografía y origen, estos dos poetas dan muestra de trascender el ámbito regional para volverse referentes de una poesía mexicana dinámica y propositiva.

Llena de evocaciones, la palabra Ligera anida en nuestra mente con su alada resonancia, por lo que René Higuera no se equivoca al elegir a ésta para nombrar su tercer libro. Ya Pálida, título  de su segundo volumen de poemas es evidencia de este camino que indaga en el sentido más profundo de las palabras, de tal modo que Higuera vuelve a interrogar cada vocablo como si acariciara su secreta naturaleza.

dices
tengo sed

y
el agua

tiembla

La contención verbal de Ligera es engañosa, su minimalismo logra detonar pequeñas descargas verbales, su vocación fragmentaria magnifica la emoción de un decir certero donde la imagen del otro se confunde en el yo.

…no sé si es
tú, o yo
lo que desaparece

tampoco

lo sabes

o, ¿por qué
habrías
de mostrar

cuando
por fin
nos encontramos

algo más
que apariencias?

Aunque por momentos su construcción nos recuerde ciertas formas de la expresión oriental, su exploración va más allá en la desarticulación sintáctica hasta llegar a la escisión del vocablo, como quien disecciona un cuerpo para encontrar la médula, haciéndose patente la influencia de Mark Strand, pero sobre todo de Robert Creeley.

que
ha
de

que
dar
de

pie
si

como un venablo de sueño

del
uno

al
otro

el dopado
pájaro

de
las

pre
des

ti
na

cio
nes

La poesía de René Higuera canta en voz baja, no por débil, sino por íntima, su exploración descubre estancias inusitadas, locaciones de luz, de conocimiento dedicado a las palabras. Amor y desolación no sólo aparecen enunciados, su plasticidad es contundente en tajos precisos, la verticalidad escueta del poema habla de eso.

Cuando pensábamos que la televisión sería desplazada por el internet y su ilusoria diversidad de contenidos, cuando veíamos el final de la caja idiota porque su arcaica naturaleza tan siglo XX no nos podía ofrecer más, ella viene y nos restriega en el rostro su aplastante poder, haciendo alarde de su omnipotente capacidad de dirigir nuestro destino. Ante este panorama, la aparición del libro Señor Couch Potato de Luis Alfredo Gastélum parece más que oportuna.

La influencias de Gastélum son determinantes para su expresión, en estos poemas hay resonancias de la poesía de José Emilio Pacheco, José Eugenio Sánchez y la poesía norteamericana contemporánea, así como la precisa musicalidad de Jorge Ortega. Señor Couch Potato presenta cuatro bloques de diferente coloratura, donde nos cuenta la historia de un hombre que vegeta frente al televisor, a éste nada puede conmoverlo si no es filtrado a través de un monitor de plasma. Las historias que cantan estos poemas van tejiendo su trama con la televisión como hilo conductor. Aquí la realidad palidece ante las nítidas imágenes de la programación, así lo demuestra “Home entertainment”, primer apartado de este zapping continuo.

Acartonado en el Sofá no adviertes
el fuego en la entrepierna de tu esposa
ni al rentero que toca tu ventana
ni la primera frase de tus hijos
después del reconcilio

Porque la realidad no está a la altura de esa ficción luminosa y repetitiva, ya que para poder estar a ese nivel debe ser televisada.

…proyectas tu figura en la pantalla
domesticas palabras y miradas,
pierdes la carrera en tu propio reino
y llorando huyes
por la puerta trasera:
tu llanto sólo es publicidad.

En “Zapping”, Luis Alfredo Gastélum hace un recorrido por los más diversos cliches de la programación televisiva, va de la telenovela a la permanencia voluntaria, del infomercial al programa de concursos. En este apartado  Gastélum hace su mayor apuesta, la mezcla de discursos así como las más variadas referencias a la cultura popular conviven con la alta poesía en una disposición de guión televisivo o storyboard. De este apartado destacan “CH41 Waltermercadismo”, o de cómo la astrología barata puede convivir con la poesía; y “CH40 Los videos más asombrosos del mundo”, o de lo que les sucede a los poetas de la beat generation en un teibol de Tijuana.

Con la noche viene otra programación, porque es “…la hora verdadera” en que el personaje se “vuelve carne inmóvil, todo oídos y todo ojos para ella”, así es  el “Horario nocturno”. La noches es el momento de los mejores melodramas, de imágenes obscenas y la “demagogia de ficheras”, donde el hombre que mira apenas se percata del sueño de los suyos, porque ante el Señor Couch Potato el mundo sólo se despliega en 80 canales.

Sin dar un paso recorriste el mundo,
volviste a donde nadie te espera
y nada estelarizas…

Y para un desenlace de “Finales felices” todo se da a la fuga, solo queda el sofá y la televisión como único testimonio de una existencia vacía. Es entonces Señor Coach Potato crítica y celebración de una realidad aún patente de la que no estamos seguros de sacudirnos pronto.

Aunque geográficamente unidos, las propuestas se alejan estilísticamente una de la otra, por lo que se hace patente la búsqueda de una voz que de cuenta de un tiempo múltiple y diverso. Por un lado Ligera, hace honor a su nombre, demostrando que con pocos elementos es posible encontrar una profunda expresión; por otro lado, Señor Couch Potato –de lo mejor que este año editó Tierra Adentro–, es muestra de pericia técnica y de una exploración de un tema inesperado.

______________

MIJAIL LAMAS es poeta, traductor y crítico. Nació en Culiacán, Sinaloa, el 22 de febrero de 1979. Ha publicado los libros de poemas Contraverano (2007), Cuaderno de Tyler Durden seguido de Fundación de la casa (2008) y Un recuento Parcial de los Incendios, selección de poemas(2009). Obtuvo el accésit del XXVII Concurso de Poesía Ciudad de Zaragoza en 2011  y el Premio Nacional de Poesía Clemencia Isaura en 2012. Twittea en @mikhailenko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s