Libros/Poesía

Colores primarios, nueva colección de poesía gratuita

Por Leonardo Iván Martínez

Un cuadro de Botero, de Guayasamín, de Amelia Peláez siempre logra detenerme y, al mismo tiempo, que mis ojos persigan la luz que se pierde entre sus trazos. Admiro la pintura del mismo modo que un niño se asoma por primera vez al telescopio para ver la luna llena. No sé mucho de pintura, ni de Artes Plásticas, pero recuerdo que en mis clases de secundaria el disco de Newton se mostraba frente al salón de clase como la panacea de lo que da color a las cosas. A veces pinté árboles juntando el amarillo con el azul, y buscaba colorear su tronco con una mezcla extraña de colores que intuitivamente daban el oscuro de la madera en el papel. Lo mismo creo que pasa con la poesía. En ella también hay colores primarios, colores que fundan y dan forma a la expresión poética.

        Hace unos días llegó a mis manos un pequeño conjunto de plaquettes que como sello editorial y colección se nombran Colores primarios. Cada una de estas plaquettes reúne algunos de los poemas más representativos de tres poetas latinoamericanos que no han sido lo suficientemente difundidos en México. Estos títulos convocan, para deleite de los lectores, a un poeta nicaragüense, a un cubano y a un mexicano.


Poemas
Joaquín Pasos,
AEMAC, Col. Colores primarios,
México, 2011, 29 pp.

El poeta nicaragüense es Joaquín Pasos (Granada, Nicaragua, 1914-1947), de quien se reúnen seis textos, uno de ellos titulado “El canto de la guerra de las cosas”, poema definitivo en la obra de este autor. Este poema, al igual que el resto de la poesía de Pasos, deja ver la influencia de las vanguardias. Desde principios de los años 30 comienza a publicar poesía con una marcada influencia de las vanguardias europeas. “El canto de la guerra de las cosas” asoma ciertos elementos que por ejemplo en México podríamos identificar pertenecientes al Estridentismo. La permanencia de registros simbólicos con una referencia en los objetos técnicos, los metales y la materia se va conjuntando con una especie de poética de la especie humana:

Dadme un motor más fuerte que un corazón de hombre.
Dadme un cerebro de máquina que pueda ser agujereado sin dolor.
Dadme por fuera un cuerpo de metal y por dentro otro cuerpo de metal
igual al del soldado de plomo que no muere
que no pide, Señor, la gracia de no ser humillado por tus obras…

                La poesía de Joaquín Pasos es un peregrinar entre lo vertiginoso de la modernidad que los mismos vanguardistas representaban y una tradición poética que dentro del sonoro chasquido del metal no olvida la pulpa y el olfato del que están hechas las cosas:

Somos la orquídea de acero,
florecimos en la trinchera como el moho sobre el filo de la espada

Poemas
Miguel Guardia,
AEMAC, Col. Colores primarios,
México, 2011, 29 pp.

El poeta mexicano es Miguel Guardia (1924-1983), de quien se seleccionaron cuatro poemas. El primero de ellos es “El retorno”, texto clásico de la poesía mexicana y que a pesar de ser una de las piedras angulares de la poesía social de mediados del siglo XX no ha podido ser reconocido por las generaciones más jóvenes de lectores de poesía en México.  La última vez que apareció este poema fue en 1993 cuando la UNAM en su colección poemas y ensayos publicó una tercera reimpresión de Tema y variaciones con otros poemas dentro. De ese tiraje ninguno se encuentra en las librerías de la UNAM y difícilmente en las librerías de usado podríamos localizarlo. Quienes poseemos un ejemplar de esa antología o cualquier libro de Miguel Guardia tenemos un poco de suerte.

Leer las palabras de Miguel Guardia en estos días y estos últimos años tan llenos de violencia son una especie de voz esperanzadora:

Pero ojalá llegue alguien que las arroje al aire:
ya sé que muchas serán arrastradas por el viento
entonces,  y que algunas caerán sobre las azoteas
y que lentamente irá secándolas el sol
y pudriéndolas la lluvia;
que otras quedarán sobre el asfalto de las calles
y que serán comida de los perros,
pero que una, la más limpia y serena de todas,
acunará la infancia del que estamos esperando.

Los otros tres poemas que se incluyen en este título son “Primera llamada”, “Segunda llamada” y “Tercera llamada”, poemas que originalmente están agrupados en el libro Palabra de amor. En ellos encontramos al poeta que alterna la ternura con la denuncia. Los poemas, escritos desde la segunda persona, se convierten en una exhortación en donde predomina una denuncia rabiosamente tierna:

Crece. Piensa. Indígnate.
Rebélate. Lucha. No perdones jamás.
Duérmete, mi niña,
despiértate ya:
el camino es largo y habrá que pelear.
Duérmete, mi niña. Que sueñes
con la libertad.
Recuerda las cosas que no hay que olvidar.

Poemas
Gastón Baquero,
AEMAC, Col. Colores primarios,
México, 2011, 29 pp.

El tercer título es dedicado a la obra del poeta cubano Gastón Baquero (1914-1997), miembro de la generación que se nucleó en la década de los años 40 y 50 alrededor de la revista Orígenes. Los textos de Baquero que se reúnen son fragmentos de “Palabras escritas en la arena por un inocente”, tal vez el más importante poema de Baquero y uno de los imprescindibles de la literatura cubana y latinoamericana pero que desgraciadamente goza de poca difusión fuera de Cuba y España, país donde se exilió. En el poema se puede visualizar una voz poética que se sabe perecedera, finita por trazar sobre la arena las palabras de un niño que se asume como inocente. La vida de Gastón Baquero, su consciente marginalidad en la revista Orígenes  y de su ruptura con lo  que en esa época significaba la “tutela” de José Lezama Lima tal vez sea lo determinante para que esa voz poética, el inocente, se identifique con la figura de Absalón, el hijo rebelde del rey David cuya historia es narrada en el 2do libro de Samuel.

Asomado a un espejo está Absalón desnudo y me adelanto a estrecharle la mano.
Estoy muerto en este balcón desde hace cinco minutos llenos de dardos.
Estoy cercado de piedras colgado de un árbol oyendo a David.
¡Hijo mío Absalón, hijo mío Absalón!

      La vida de Baquero en general estuvo marcada por esa exclusión que él mismo eligió. “Yo soy el más feliz de los infelices”. /El que lleva puesto sombrero y nadie lo ve. Con estos dos versos que dan inicio al tercer fragmento del poema, Baquero se planta y se reafirma en esa soledad, en esa inocencia. El exilio en el que vivió desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 hasta su muerte en España en el año de 1997 de alguna forma lo relegó a ser uno de los poetas de Orígenes menos leídos dentro de la isla y no fue sino hasta su muerte que se le comenzó a dar el lugar que otros poetas perteneciente a su generación, prueba de esto es La patria sonora de los frutos. Antología poética, que publicó en 2001 la editorial Letras cubanas, llegando así el reconocimiento a su obra desde la isla.

Dice Gastón Baquero:

Pero nada comprendo ni sé, me muevo y hablo
Porque los otros vienen a buscarme, sólo quisiera
Saber con certidumbre lo que pasó en Egipto
Cuando surgió la Esfinge de la arena.
De esta arena en que escribió como un niño
Epitafios, responsos, los nombres más prohibidos.
Escribiendo su nombre y borrándolo luego.
Para que nadie lea, y los peces prosigan inocentes.
Y los niños corran por las playas sin conocer el nombre que se muere.

      Finalmente, es importante señalar que la característica más destacable de esta colección es la brevedad y con ello la facilidad de cargar con ellas. Caben en la palma de la mano sin llegar a ser miniaturas. Ninguno de los títulos sobrepasa las 32 páginas y es precisamente porque fueron diseñados para ser leídos en cualquier momento que se necesite: en la fila del banco, en la línea 2 del metro, en la banca del parque. Colores primarios, colección editada por el poeta Benjamín Morales con el apoyo de la Asociación de Escritores de México y la Secretaría de Cultura del DF, es de distribución gratuita, y es una muestra de la necesidad de considerar al libro como un producto cultural que necesita ser promovido y auspiciado por el estado para el disfrute del pueblo. Bienvenida la colección Colores primarios y que siga llenándonos la pupila con la gran poesía latinoamericana.

4 pensamientos en “Colores primarios, nueva colección de poesía gratuita

  1. Mi opiniòn coincide con poesìa Mexicana, es necesario divulgar y difundir a todos los poetas de latinoamèrica y CentroAmèrica y del mundo entero,pues es la ùnica forma de que continuen vivos y nosotros los amantes de la poesìa agradecemos profundamente esta iniciativa. Abrazos
    María del Huerto Bergero Lappado.

    • De acuerdo totalmente, la iniciativa de colores primarios trata de socializar la buena poesía, por eso la regala a quien sea, barrenderos, jugueros, policías, turístas, políticos, etc.

    • Estimado Israel, por lo pronto se reparten de mano en mano, en lecturas de poesía, en las calles del centro histórico, de la colonia del valle, en cafés, pero seguro si le escribes directamente a Benjamín Morales te pasará un bonche de libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s